domingo
















Lisboa

3 > > > > Centímetros:

Carlos José dijo...

Hola Sr. Z:
Bella composición. Bellos cuerpos ¿negros? Emitieron tanta radiación que, aún hoy, podemos percibirla. A pesar de que de algunos de ellos no quede más que un leve vestigio.
¿A qué astrónomo debemos tales placas fotográficas?
"Marco"

Mcartney dijo...

Bueno colega Marco, a tantos años luz de distancia, ya debe haberse evaporado la firma del autor de tamaño documento holográfico del pasado despreocupado.
No obstante, podemos comparar la presente con la otra tambien publicada en esta bitácora desatre, y por simple deducción podemos comparar qué elementos estelares no salen repetidos en las mismas, para intuir alguno de los posibles creadores de tamaños documentos holográficos del pasado despreocupada. (me gusta repetirme, que pasa).
Y recuerda que:
"jazmines ya sin pelo,
o rosas en las canas.
airosos caminaban,
la flor de nuestra escuela".
(Soy increible, que no).
Vuelve pronto a ver si hacemos un parche guapo.

Carlos José dijo...

Hola Sr. Z:
Como veo que estás inspirado, te mando el resto de los versos, para que, si te parece bien los cantemos con un parche guapo en cada ojo.

LA FLOR DE NUESTRA ESCUELA (VALS)

Xenon o (Zanón) & Mac.Artney

Déjame que te cante y dé leña,
déjame que te diga, sin gloria,
que ni sueño, ni tengo ya memoria.
Del viejo tuno, me río... y me da pena.

Déjame que te cante y dé leña,
ahora que aún se esfuma el recuerdo,
ahora que aún de algo soy el dueño,
del viejo tuno, me río... y me da pena.

Jazmines ya sin pelo y rosas en las canas,
airosos caminaban la flor de la escuela,
de aquella Arquitectura apenas queda nada:
Canciones de la tuna que en el coche llevaba,

Del puente de su muela,
Dolido pie le lleva con otra suela
que le enderece y prótesis de cadera,
cerraba la camisa por la brisa del frío
y el tuno ni cantaba, maltrecho y con cojera.

Déjame que te cante y dé leña,
¡ay! deja que te diga, morena, mi pensamiento,
a ver si a así despierto del sueño,
del sueño que me entretiene, morena, y no te miento:
La tuna de Arquitectura
que fue la flor de la escuela,
ensayaba en los jardines
entonando “la más dura”,
Contemplo de nuevo al tuno,
tarambana y me da pena,
que sólo recordará su paso por la escuela.

Y recuerda que...

Jazmines ya sin pelo y rosas en las canas,
airosos caminaban la flor de nuestra escuela,
de aquella Arquitectura apenas queda nada:
Canciones de la tuna que en el coche llevaba,

El hall de nuestra escuela,
De tunos estaba llena con las bandurrias
y panderetas, guitarras y la bandera,
cantando a las chicas, entonces jovenzuelas
Y ahora ved sus novias... ¡Algunas son abuelas!

"Marco"
Madrid, Abr2008